self-service-electrolux-grande

La solución ideal para el servicio de comidas de grandes aglomeraciones de gente es sin duda el AUTOSERVICIO.

El diseño, la estética y la visibilidad de los alimentos son elementos importantes a tener en cuenta al proyectar un “autoservicio”. El cliente debe percibir calidad, orden e higiene, en todo lo que rodea a los alimentos, que le incite a consumir.

Conocida la franja horaria del servicio de comidas y el número estimado de comensales, el diseño de las necesidades de equipamiento del autoservicio comienza asignando los espacios necesarios para movilidad, tanto del personal como del cliente, la situación de proximidad y/o contacto con la cocina y la superficie necesaria para exposición de los alimentos.

thumbnail-of-BR_BR-9JETN_1_5_4_10_9JETNE
Catálogo de autoservicios de Electrolux

Como dato importante, debemos saber que siempre hay retenciones en la línea de los expositores por diversos motivos; personas que vuelven atrás, otras que tardan en decidir y se paran largo rato, o esperan el zumo o café, o las que sin quererlo se despistan en una animada charla. Teniendo en cuanta estas situaciones, el flujo de caja se estima en una media de 4 personas/minuto, elevable a 6 en situación de optima agilidad entre el cliente y la cajera.

Con los cálculos hechos (horario de servicio, número de comensales, flujo de caja, espacios asignados para la ubicación, etc.), situamos en el inicio del recorrido las bandejas de tamaño adaptado al menú que se vaya a servir (desayuno, comida, merienda o cena), también los cubiertos, el pan, las servilletas y los vasos. Todo en un solo mueble llamado “cubertero, bandejero, panero”.

El primer producto que debemos ofertar son las ensaladas y entrantes. Ambos emplatados y en vitrinas refrigeradas con acceso directo del cliente, cuya reposición la realiza el personal de servicio por la parte trasera. En estos expositores se sirven también, las bebidas y refrescos que se mantiene fríos en la cuba del propio expositor. Los productos tiene que estar bien emplatados, atractivos, con buena iluminación y con la temperatura de conservación adecuada para mantenerlos en perfecto estado, tanto higiénico como visual. El sistema de refrigeración tiene que realizar un reparto uniforme del frío con calidad y evitar la condensación en los cristales para tener una buena visibilidad de todo el contenido.

Seguidamente situaremos un carro elevador de platos calientes. Los platos calientes son un apoyo a la temperatura del alimento para que este no se enfríe, dado el recorrido que hace la bandeja y el tiempo que trascurre mientras el comensal se acomoda y se toma el primer plato.

A continuación situamos los elementos expositores de menús calientes con la variedad que se estime necesaria (normalmente entre 4 y 8 menús distintos entre carnes, pescados, arroces, pasta, etc.). Estos expositores disponen de fácil acceso por la parte del consumidor para servirse uno mismo, aunque lo más utilizado es que lo haga el propio personal. Los recipientes suelen ser cubetas de acero inoxidable GN20-1/1 que mantienen los productos calientes en baño María. Como apoyo a la temperatura se instalan estantes con calefacción, mediante lámparas de cuarzo o infrarrojos, que proyectan el calor sobre los alimentos. Es importante que los módulos tengan cabina de reserva caliente en la parte interior, en donde se almacenará la misma cantidad de comida que la expuesta, para hacer las reposiciones sin tiempos muertos.

Los postres también se exponen emplatados en vitrina refrigerada regulada con temperatura adecuada al producto. Para servicio de helados se utilizan expositores cerrados y con temperatura negativa, situados sobre el mueble neutro, al cual accede el propio cliente a través de la puerta correspondiente .

Existen alimentos y complementos que no precisan ser refrigerados y que hay que situar al alcance del consumidor. Para ello se instalan elementos neutros y que, además, en su parte interior se utilizan de almacén.

Al finalizar el recorrido se sitúan el/los mueble-caja, en donde a mayores del cobro, se suelen servir cerveza a presión y “chucherías”.

Toda la línea dispone de soporte continuo de apoyo para deslizar las bandejas y poder disponer de manos libres para coger los alimentos. A su vez se instala una barra divisoria para limitar la zona del pasillo que canaliza el flujo de clientes que se van sirviendo, hacia la caja.

Algunos de los autoservicios que hemos instalado.

Consulta aquí algunas de nuestra referencias